Política de devoluciones de 365 días - ¡sin preguntas!
Envío 5 € - Gratis a partir de 39 €-
932 20 17 51 - (días laborables de 9:00 a 20:00)
Mis favoritos
Cesta
Únete a la Trendhim Tribe

¡Únete a la Tribe para recibir descuentos exclusivos, inspiración de estilo y más!

Al introducir tu email, estás aceptando nuestra Política de privacidad y recibir emails con ofertas y noticias sobre nuestros productos. Puedes cancelar la suscripción y abandonar la Tribe en cualquier momento.

FAJINES

31 productos
31 productos

En lo que se refiere a accesorios para el esmoquin, el fajín no se valora tanto como el extremadamente popular chaleco, pero no porque no sea elegante, sino porque se sabe poco sobre él. Llevar un fajín le añade un toque discreto de elegancia y color a tu traje de etiqueta y, como beneficio adicional, puede conseguir que parezcas más alto y delgado. ¿Se puede pedir algo más a un trozo de tela?

Más vendido

31 productos

ÚNETE A LA TRIBE

¡Únete a la Trendhim Tribe para recibir información sobre productos nuevos, consejos y trucos de estilo, descuentos exclusivos y mucho más!

Conozco la Política de privacidad de Trendhim. Cancela la suscripción en cualquier momento.

LAS BONDADES DEL FAJÍN PARA EL ESMOQUIN

Los fajines y los esmóquines estaban destinados a estar juntos. El fajín aumenta la formalidad del esmoquin, mientras que la solemnidad del esmoquin hace que el fajín resulte menos ostentoso. Los fajines se suelen ver en eventos como bodas, donde hay hombres que visten fajines a juego con los vestidos de las damas de honor. Los fajines constituyen una gran alternativa frente al chaleco, cuya popularidad tiende a ascender y disminuir cada cierto tiempo.

LA HISTORIA DEL FAJÍN

La palabra faja viene del latín "fascia" y el aragonés "faxa" y fajín de la unión de faja con el sufijo diminutivo “ín”. Se trata sencillamente de una pieza de tela ancha y con pliegues que se ciñe a la cintura y se lleva con chaquetas formales en sustitución del chaleco. El uso del fajín se hizo extremadamente popular en el entorno militar.

Los fajines se pueden llevar con los pliegues hacia arriba o hacia abajo. Estos pliegues antiguamente tenían la finalidad práctica de sujetar pasajes y otros objetos similares. Con el tiempo se ganaron el divertido sobrenombre de "recolectores de migajas". Los fajines formales solían ser de color negro, azul marino o granate, pero hoy en día puedes encontrarlos de cualquier color del arcoíris.

El uso moderno de los fajines se limita a lo puramente estético, puesto que tan solo ofrecen una transición entre la cintura del esmoquin y la camisa. Este accesorio ancho para la cintura puede hacer juego, o no, con la corbata o el pañuelo de bolsillo. Los fajines están ampliamente extendidos por el mundo como parte de los uniformes militares.

¿POR QUÉ LLEVAR UN FAJÍN?

Si alguna vez has querido ponerte un fajín, pero no estabas seguro de cómo, ni de por qué deberías, ¡deja que te ayudemos! Los fajines se utilizan principalmente para sustituir al chaleco. Los chalecos son geniales, pero de cuando en cuando tienden a pasarse de moda y no favorecen a todas las constituciones. Un fajín añade un toque de color a tu traje formal, a la vez que aumenta su elegancia con su estilo discreto.

Por razones prácticas, los fajines cubren el molesto abultamiento que se produce cuando introduces tu camisa bajo la cintura. También disimula las antiestéticas trabillas del cinturón. Como beneficio adicional, también tienen un efecto adelgazante y pueden hacer que tus piernas parezcan más largas. ¿No te parece sensacional?

CÓMO LLEVAR UN FAJÍN

Los fajines se abrochan en la parte de atrás de la cintura. Normalmente se pueden ajustar y se sujetan en su sitio con ganchos, velcro o cintas atadas. Se deben usar como alternativa al chaleco y nunca como complemento al mismo. Los pliegues se pueden llevar hacia arriba o hacia abajo, aunque hacia arriba es lo más tradicional. Un fajín de buena calidad, elaborado con una tela lujosa y una excelente mano de obra es perfecto para looks formales de alto nivel.