política de devoluciones de 365 días por cualquier motivo
Envío 4 € - Gratis a partir de 29 €
i
911 23 72 20 - (días laborables de 9:00 a 17:00)
Todos los accesorios
Accesorios para traje
Joyas
Bolsos y carteras
Buscar resultados para ""
Envío 4 € - Gratis a partir de 29 €
i
Trendhim
×
Idioma:
Todas las categorías
Afeitado
Alfileres de solapa
Anillos
Bolsos
Bufandas
Camisas
Carteras
Cinturones
Collares
Corbatas
Cuidado de la barba
Gafas de sol
Gemelos
Guantes
Pajaritas
Pasadores de corbata
Pañuelos de bolsillo
Pendientes
Pulseras
Relojes
Sombreros
Tirantes
911 23 72 20
Días laborables de 9:00 a 17:00

Cómo guardar, limpiar y planchar corbatas

Cuida de tus corbatas y ellas te cuidarán de ti. Aquí tienes nuestra guía completa para ocuparte de corbatas de seda, lana, poliéster y algodón: desde cómo guardarlas, hasta trucos para viajar con ellas, plancharlas y eliminar las manchas.

La posición de tu corbata sobre tu pecho capta la atención al instante, algo así como la "S" del emblema de Superman. Y la corbata correcta puede transformar tu look de Clark Kent en algo más parecido al "Hombre de Acero".

Desde el momento que empiezas a invertir en una colección de corbatas de calidad —piezas que usarás durante muchos años—, surgen las preguntas:

  • “¿Qué tengo que hacer para que tengan buen aspecto y estén listas siempre?”
  • “¿Dónde debo guardar todas estas corbatas?”
  • “¿Qué hago para que dejen de perderse en el cajón de los calcetines?”
  • “¿Qué hago para eliminar esa enorme mancha de la cena?”

Lo sabemos: nosotros también nos hemos hecho esas mismas preguntas.

Hemos recopilado todo lo que necesitas saber sobre el almacenamiento y limpieza de las corbatas. Consejos para que tu corbata tenga un aspecto limpio y sin arrugas tanto si vas al trabajo, como a salvar el mundo de los malos.

Pero antes de entrar el tema del cuidado de las corbatas, vamos a solucionar el primer error que todos cometemos, que es el que reduce la vida útil de tu corbata de un modo drástico.

¿Estás estropeando tus corbatas?

Es obvio que un hombre con tu estilo sabe cómo elegir y usar una corbata. ¿Pero sabes cómo quitártela sin estirar la tela?

Hay muchos chicos que tiran del nudo y lo dejan lo suficientemente suelto como para que su cabeza pase a través de él y después tiran la corbata sobre una silla sin cuidado hasta que vuelven a necesitarla.

Este método —dejar la corbata siempre atada— estropea el material, crea arrugas permanentes y hace que el nudo tenga un aspecto desgastado y parezca que está aplastado.

¿Alguna vez has hecho un cumplido a alguien que llevara una corbata desgastada o aplastada? Claro, nosotros tampoco.

Creemos que todos los hombres se merecen lucir un nudo nuevo cada vez que usen una corbata. Este es uno de esos pequeños detalles de la vida que aportan mucho placer.

La manera correcta de quitarte la corbata:

  1. Suelta el nudo con delicadeza.
  2. Sigue soltándolo hasta que puedas pasar la tela a través de la parte más grande del nudo.

Consejo para quitar la corbata:

Evita frotar o agarrar la tela mientras las pasas a través del nudo. Un exceso de tensión daña el hilo y puede deteriorar hasta a la mejor de las corbatas.

Para quitarte la corbata bien solo necesitas emplear 2,8 segundos cada día y es la diferencia entre una pieza que dura años y otra que se estropea enseguida.

Cómo guardar tus corbatas

Una corbata de calidad es una buena inversión tanto económica, como de estilo.

Y tú no meterías un fajo de billetes a presión en el cajón de los calcetines, ¿verdad? Pues lo mismo ocurre con tus corbatas. Trátalas bien y te durarán más que esos calcetines.

La clave es guardarlas de modo que las arrugas tengan la oportunidad de alisarse. Esto suele suceder al cabo de 3 días. ¡Y esta es otra buena razón por la cual necesitas otra fantástica corbata!

2 maneras de guardar las corbatas para que se queden lisas y sin arrugas:

  1. Cuélgalas.
  2. Enróllalas.

Cuélgalas

Si alguna vez has usado una percha para colgar corbatas, entonces ya te habrás dado cuenta de que estas tienden a deslizarse y apilarse todas juntas en uno de los extremos.

Las perchas son para la ropa y los corbateros, para las corbatas.

Los corbateros se cuelgan en la pared o en la barra del armario. No necesitas gastarte una fortuna en uno, pero ten en cuenta que esta inversión te ayudará a proteger tu otra inversión... las corbatas.

Enróllalas

Enrollar las corbatas es la solución de almacenamiento low-cost.

Puedes comprar cajas especiales para corbatas o meterlas en un cajón con compartimentos separados para cada corbata. También puedes colocarlas en un cajón sin poner nada encima de ellas.

Cómo enrollar tu corbata en 3 pasos

  1. Dobla la corbata a la mitad de su longitud y sujétala con una mano.
  2. Pon la corbata bocabajo sobre una superficie plana.
  3. Enrolla la corbata con cuidado hacia tu mano.

La clave es no apretar demasiado al enrollarlas.

Tus corbatas deberían recuperar su forma normal al desenrollarlas en un instante. Si aprietas demasiado, podrían adquirir una forma curva para siempre.

Enrollar las corbatas es también la mejor manera de prepararlas para un viaje, porque si las doblas se pueden arrugar.

Truco de almacenamiento

Hay que enrollar las corbatas de punto (así como todas las que tengan las puntas cuadradas) y las de seda siempre. Si las cuelgas, especialmente durante periodos de tiempo largos, se podrían estirar y los puntos se podrían soltar.

Cómo eliminar las arrugas de tu corbata

Da igual el cuidado que tengas al quitártela, o cómo la guardes o la lleves... antes o después aparecerán las arrugas.

Las corbatas buenas tienen una forma curvada y abultada de manera natural y no hay que plancharlas de la misma manera que una camisa, sino con un planchado al vapor. Para obtener los mejores resultados, usa las siguientes temperaturas:

  • Corbata de seda: Temperatura baja
  • Corbata de lana: Temperatura media
  • Corbata de algodón: Temperatura alta
  • Corbata de poliéster: Temperatura baja

La mayoría de las arrugas comunes se pueden eliminar con tan solo colgar la corbata en el baño mientras tomas una ducha con vapor.

Las arrugas rebeldes se pueden quitar con la ayuda de este método, una plancha de vapor y tu mano:

5 pasos para quitar las arrugas de tu corbata

  1. Coloca un paño de algodón limpio sobre una tabla de planchar.
  2. Pon la corbata boca abajo sobre el paño y envuélvela con él.
  3. Aplica el vapor de la plancha sobre pequeñas partes de la corbata, empezando por el extremo corto.
  4. Usa tu mano y presión media para estirar la corbata.
  5. Dale la vuelta a la corbata y repite el proceso por el otro lado.

Haz frecuentes comprobaciones para ver si hay pérdida de color, algo que puede ocurrir si el material se calienta demasiado. Por esa razón es importante ir revisando el trabajo sección por sección y empezar por el extremo menos visible.

Si te das cuenta de que hay pérdida de color, para inmediatamente y baja la temperatura. Espera hasta que la tela se haya enfriado (1 o 2 minutos) antes de continuar.

Tras planchar ambos lados, cuelga la corbata para que se seque y enfríe.

En caso de que las arrugas sean muy profundas, a lo mejor es necesario llevar la corbata a la tintorería. Asegúrate de que no prensen la corbata de un modo mecánico para que no la aplasten y destruyan su pequeña curva natural. En su lugar, sugiéreles que usen una plancha manual.

Truco para aplicar el vapor

Elimina todas las manchas por completo antes de aplicar el vapor, porque el vapor podría hacer que se fijen y luego serán imposibles de quitar.

La mejor manera de evitar las arrugas es quitándote la corbata del modo correcto y guardándola bien. Eso es lo más fácil.

Cómo limpiar una corbata

Hay que reconocer que las corbatas se encuentran en un lugar privilegiado para recibir la comida que se vaya cayendo. Son como un imán para la salsa de la pasta.

¿Se te acaba de caer algo? Lo mejor será que pases a la acción rápidamente, como Superman. Cuanto antes te ocupes de una mancha, más fácil será deshacerte de ella.

Qué hacer si se cae comida o bebida en la corbata

  1. Quita toda la comida que puedas con una cuchara o cuchillo romo.
  2. Intenta secar el líquido o aceite con una servilleta.
  3. Usa un paño húmedo para quitar (sin frotar) la mancha. El agua con gas funciona particularmente bien.

La manchas más difíciles requieren de una atención especial.

Manchas grasientas: Pon polvos de talco o harina de maíz encima de ellas durante algunas horas.

Tinta: Deja que la mancha de tinta se seque antes de intentar quitarla. Si pones agua sobre la tinta húmeda puedes hacer que se corra y crezca. Una vez que se haya secado, quita la mancha con una pequeña cantidad de alcohol isopropílico o desinfectante para manos y un paño. Deja que se seque y repite el procedimiento hasta que la mancha desaparezca.

Vino tinto: Quítate la corbata inmediatamente y vierte una gran cantidad de sal de mesa sobre la mancha hasta que la absorba. No frotes la sal, tan solo déjala sobre la mancha. A continuación, elimina lo que quede de la mancha con el mismo método del alcohol isopropílico que hemos visto para la tinta.

Limpiar corbatas de seda

Te sugerimos que lleves la corbata a la tintorería. Si usas uno de los métodos que hemos mencionado antes, ten cuidado y haz una prueba en una parte de la corbata que no se vea antes de lanzarte.

En la seda se pueden presentar problemas como las manchas de agua o la pérdida de color, especialmente si el tejido se lava de un modo incorrecto o se deja bajo el agua durante más de 5 minutos. Para evitar las manchas de agua, limpia solo el área de la mancha dándole pequeños toques con un paño húmedo y limpio.

Deja que se seque al aire siempre y no escurras o retuerzas tu corbata.

Limpiar corbatas de lana

La lavado de las corbatas de lana es un proceso delicado y podría hacer que se resientan si se hace de un modo incorrecto. Esto significa que se pueden volver ásperas e incluso encoger si se someten a agitaciones o cambios de temperatura en el agua.

Te recomendamos que lleves la corbata sucia a una tintorería.

Limpiar corbatas de algodón y poliéster

Si se te cae un poco de comida en tu corbata de algodón o poliéster la puedes lavar a mano.

Para quitar una mancha seca...

  • Usa una toallita húmeda y limpia la mancha en una dirección.
  • No la frotes de arriba a abajo vigorosamente.
  • Aplica una presión de baja a media y mira la toallita cada cierto tiempo para ver si sale la mancha (por la suciedad en la toallita).

Cómo lavar a mano una corbata de algodón o poliéster:

  1. Llena un lavabo de agua fría o templada.
  2. Añade una cucharada de detergente.
  3. Mete la corbata en el agua y remuévela un poco.
  4. Déjala sumergida durante 10 minutos.
  5. Saca la corbata, vacía el lavabo y llénalo de agua fría y limpia.
  6. Introduce la corbata en el agua para aclarar todos los restos de jabón (repite hasta que no quede nada de jabón y el agua salga clara).
  7. Presiona un poco con una toalla para eliminar el exceso de agua.
  8. Cuélgala para que se seque.

Trucos de limpieza

Evita la lejía porque puede transformar hasta la más corbatas de algodón o poliéster más blancas en un trapo amarillo.

Las lavadoras y las secadoras son demasiado duras para tus delicadas corbatas. Si metes tu corbata en lavadora, se arrugará y las capas delicadamente dobladas y el forro de un producto bien hecho se arruinarán.

La única manera de evitar arrugas, pliegues o manchas es no usar corbatas nunca.

Como es es imposible, lo siguiente mejor que puedes hacer es prepararte bien con toda esta información para minimizar los problemas.

Seguro que cuidar de tus corbatas no es tan difícil como pensabas y los resultados compensan con creces el esfuerzo y tiempo dedicados. Piensa en tu corbata como una inversión y así estarás más dispuesto a quitártela con cuidado, enrollarla antes de guardarla y comer con cuidado.

Todo el mundo se mancha antes o después, así que no te estreses. Siempre hay una manera de quitarla... o si no tapa el problema con un pasador de corbata y llámalo estilo.

Preguntas frecuentes

¿Se pueden meter las corbatas en la lavadora?

Las lavadoras son duras y las corbatas delicadas. Si pones tu corbata en la lavadora saldrá arrugada y las capas delicadamente dobladas de los productos bien hechos se echarán a perder.

¡Y lo mismo ocurre con las secadoras! Las secadoras dañan y el forro y revestimiento, por lo tanto, ¡ni se te ocurra usarlas!


¿Puedo llevar la corbata a la tintorería?

Sí. Lo mejor que puedes hacer para limpiar ciertas telas como la seda y la lana es llevarlas a la tintorería.

Pero ten en cuenta que si se ejerce una presión muy fuerte sobre ellas (como en el caso de las prensas mecánicas), las fibras se pueden echar a perder y eso destrozaría la corbata. Asegúrate de que en el establecimiento usen una prensa manual para mantener la forma redondeada de los bordes.


¿Con qué frecuencia debería limpiar mi corbata?

Solo debes limpiarla cuando se ensucie o manche. La clave para tener una corbata estupenda consiste en mantenerla limpia y sin manchas durante el mayor tiempo posible.


¿Cómo quito el humo de la corbata sin lavarla?

Si tu corbata está limpia pero huele a humo, lo que puedes hacer colgarla al aire para que se refresque.

Lo ideal sería ponerla al aire libre, pero evita que le dé la luz del sol directamente, pues esto estropearía su color.

También puedes colgarla en el interior cerca de plantas verdes. Las plantas frondosas son geniales para absorber los químicos y limpiar el aire .


¿Cómo puedo llevar una corbata de viaje sin que se arrugue?

La mejor manera de transportar una corbata en un viaje es enrollándola.

Sujeta el lado pequeño y envuelve tu mano con ella, pero deja que quede un poco suelta. Coloca la corbata enrollada dentro de una bolsa de plástico sellable y después métela con cuidado en el interior de uno de los zapatos de la maleta (¡pero que esté limpio, por favor!). El zapato protegerá la corbata de las sacudidas que sufra al ir de un aeropuerto al otro.

Tómate una buena ducha caliente cuando llegues al hotel y cuelga la corbata en el baño. Deja que el vapor y la gravedad se ocupen de las arrugas.


¿Cómo envolver una corbata para regalo?

Enróllala como si la estuvieras empaquetando para un viaje. Después de enrollarla, busca una caja de su tamaño. Te aconsejamos que envuelvas la caja con un papel bonito (eso siempre queda bien). ¡Y no te olvides de la tarjeta!


Nuevos artículos

¿Te vas a algún sitio? Cómo hacer la maleta para un viaje de trabajo

Aprende cómo ir ligero en tu próximo viaje de trabajo. Nuestros expertos te revelan qué llevar y cómo meterlo en el equi...

Hazlo bien a la primera: ideas y consejos para grabados

Una guía para grabar regalos que te permitirá hacerlo bien a la primera.

Cómo vestir para una entrevista de trabajo: guía para hombres

Nuestra guía completa te ayudará a crear un look arreglado e impecable para cada entrevista de trabajo.

Brochas de afeitar: la guía definitiva

Tu guía definitiva sobre las brochas de pelo de tejón y jabalí, crin de caballo y cerdas sintéticas. Descubre por qué es...

Afeitado en húmedo: la guía definitiva

Ningún hombre se merece tener la piel irritada. Aprende cómo lograr el afeitado más apurado con esta guía completa sobre...

5 trucos para cuidar la barba: los secretos de los barberos

A partir de ahora cuidarte la barba te resultará mucho más fácil con estos 5 trucos. Desde cuándo hay que recortarla, ha...

Cómo llevar una boina de hombre con estilo

¿No estás seguro de si puedes llevar una boina para hombre? Te lo explicamos todo y verás cómo puedes hacer con ella alg...

Cómo llevar una pajarita (y hacerlo bien)

Cómo atar una pajarita: una guía paso a paso para que aciertes siempre. Incluye todo lo que necesitas para saber llevar...

Cómo atar una corbata: 30 formas de hacer un nudo

Aprende 30 maneras diferentes de atar una corbata con guías paso a paso e instrucciones: desde los nudos clásicos, hasta...

Ver todos los artículos
Atrás
Restablecer mi contraseña

¡Fantástico! Te hemos enviado un e-mail. ¡Pronto podrás iniciar sesión!

¡Ups! Necesitamos tu emailTu email no es válido